Lobos

Todo aquel que haya tenido un perro habrá escuchado a entrenadores y a otros expertos decir cuánto se parecen los perros a sus ancestros genéticos: los lobos. Al igual que los perros, los lobos son animales que se mueven en manadas, y su comportamiento dentro de la manada se determina por una jerarquía muy estructurada. Las manadas promedian entre seis y siete animales, aproximadamente, y las peleas son poco frecuentes, a menos que los animales estén estresados o les cueste mucho conseguir alimento. Los lobos son el origen de muchos malentendidos mitológicos, pero la verdad es que raramente atacan a los seres humanos y no se acercan mucho cuando hay gente alrededor. No es muy común ver a un lobo, no porque haya pocos, sino porque siempre que sea posible evitan a las personas. Raramente los verá junto a la autopista o en un sendero para excursiones. Si llega a ver un lobo mientras viaja en barco por las aguas costeras o realiza un recorrido de vida silvestre, considérese muy afortunado.

Dónde encontrarlos:

Los lobos pueden encontrarse en toda Alaska continental, en la isla Unimak en las Aleutianas, y en todas las principales islas junto al Pasaje Interior, excepto las islas del Almirantazgo, Baranof y Chicagof. Esto incluye alrededor del 85 por ciento del área de 586.000 millas cuadradas de Alaska.

Cuándo venir:

Los lobos pueden ser vistos en invierno o verano por aquellos dispuestos a quedarse callados durante un rato para detectarlos en áreas remotas, en parques nacionales u otras áreas protegidas.