Orca

Las orcas, o ballenas asesinas, son ballenas blancas y negras que, desde la distancia, se parecen un poco a los delfines o marsopas. Pero al acercarse, verá que no hay probabilidades de confundir a estos depredadores gigantes. Las ballenas asesinas son alimentadores oportunistas y asedian a prácticamente cualquier animal marino grande disponible. El estómago de una ballena asesina que se encontró encallada cerca de Prince William Sound contenía una foca de puerto, una marsopa de puerto y un león marino de Steller. También se las ha observado cazar nutrias de río, calamares y varias especies de aves, e incluso pueden abandonar el agua para atrapar focas y leones marinos en la costa. Al asediar animales grandes, como ballenas grises o jorobadas, las ballenas asesinas pueden atacar en grupo, despedazando a la presa desde diversos ángulos. Los únicos enemigos naturales de las ballenas asesinas son los seres humanos. Las orcas suelen vivir en manadas, pero a veces, por motivos que los científicos no llegan a comprender, pueden ser excluidas de sus manadas. Estas ballenas tienden a ser más agresivas y depredadoras que las ballenas en las manadas. Si bien las orcas causan mucho temor a los mamíferos marinos, es muy poco común que existan problemas entre las orcas y los seres humanos.

Dónde encontrarlas:

Las ballenas asesinas pueden encontrarse en todas las aguas marinas Alaska, pero más comúnmente en las aguas de la plataforma continental desde el Pasaje Interior hasta las islas Aleutianas, y hacia el norte hasta los mares de Chukchi y Beaufort.

Cuándo venir:

Las ballenas asesinas migran hacia el norte a través del estrecho de Bering en la primavera, cuando los témpanos se retiran. Dejan las áreas de Beaufort y Chukchi en otoño, cuando los hielos avanzan.