Día 1 – Fairbanks

Se puede llegar a Fairbanks a través de una aerolínea comercial desde muchas ciudades de los Estados Unidos continentales y a través de Anchorage. Al llegar, hospédese en un alojamiento acogedor o en un hotel moderno, y asegúrese de solicitar en la recepción que lo despierten para ver las auroras, ¡si aparecen las luces, harán una llamada a su habitación para que pueda salir corriendo a echar su primer vistazo! Si tiene tiempo en el día de hoy, visite el Museo del Norte de la Universidad de Alaska para ver su amplia colección de arte e historia natural. Antes de viajar, asegúrese de consultar el calendario de eventos de Fairbanks para ver qué sucederá cuando usted llegue.

Día 2 – En camino al campamento de Coldfoot

Hoy participará en un paseo en autobús a lo largo de la afamada autopista Dalton (que se muestra en el programa "Camioneros del hielo" de Discovery Channel). El viaje, que dura todo el día, le brindará muchas oportunidades de detenerse a tomar fotografías, incluso en el majestuoso río Yukón, a lo largo del oleoducto Trans-Alaska y luego del cruce del Círculo Ártico. Al llegar a Coldfoot, se registrará en su base para pasar las siguientes dos noches en el campamento de Coldfoot. Si bien se estableció a fines de la década de 1800, cuando los mineros en busca de oro colmaron la región, Coldfoot no fue una verdadera comunidad hasta que comenzó la construcción del oleoducto Trans-Alaska en la década de 1970. Ubicada a mitad de camino entre Fairbanks y la bahía de Prudhoe, se convirtió en una parada conveniente para los camioneros que transportaban suministros, y pronto comenzaron a dejar cajones para embalar y otros materiales que podrían utilizarse para construir allí una estación de camiones formal. El resultado fue el campamento de Coldfoot, y el mástil central en el edificio aún conserva las iniciales talladas de los camioneros que lo erigieron.

Día 3 – Coldfoot

Debido a su ubicación, Coldfoot es uno de los mejores lugares del planeta para presenciar las auroras; por eso, esté atento cuando oscurezca. Durante el día, el campamento de Coldfoot ofrece muchas actividades para mantenerlo entretenido, incluso una excursión a la cadena montañosa Brooks (el extremo norte de las Montañas Rocosas), una experiencia en trineo de perros con un conductor local o un viaje a la cercana Wiseman para tener más oportunidades de observar auroras.

Día 4 – Fairbanks

Hoy tomará un avión de regreso a Fairbanks, donde encontrará mucho más para hacer (solo vea todos los eventos mencionados antes) o diríjase desde allí a otros destinos de invierno de Alaska.