Hogar de más de la mitad de la población de Alaska, la zona central del sur es un foco de actividades variadas que van desde pesca de primera categoría hasta senderismo y observación de la fauna. Por sus montañas y lagos, la zona central del sur ofrece las ventajas de la naturaleza salvaje remota, pero está conectada por carreteras. En sus aguas, destellan maravillosamente truchas arco iris y salmones de categoría mundial que atraen a los posibles pescadores. La zona central del sur cuenta con la infraestructura que los viajeros buscan, mientras que oficia como portal hacia la experiencia de la vida silvestre.