Interior

En el corazón de Alaska, verá monte McKinley, el pico más alto del continente, y vastas extensiones de tundra. Los bosques rebozan vida silvestre y aves, desde el formidable oso gris hasta majestuosos rebaños de caribúes y la perdiz nival, el ave estatal. Viva la experiencia del sol de medianoche en verano o las auroras boreales en invierno. Es posible avistar distintos ejemplares de fauna en la carretera que corre junto al Parque Nacional Denali, por donde se trasladan los visitantes hacia y desde Anchorage y Fairbanks. En el interior se encuentra el hogar original de los indígenas atabascanos de Alaska. Posteriormente fueron los mineros de oro, los granjeros y los cazadores de pieles quienes descubrieron las riquezas de esta región.