Moldeado hace millones de años por las asombrosas fuerzas de imponentes glaciales, el Pasaje Interior de Alaska ostenta fiordos llenos de vida silvestre y un exuberante paisaje isleño, habitado por águilas calvas, leones marinos, marsopas y ballenas. Sus montañas están cubiertas de majestuosos bosques. El Pasaje Interior de Alaska es el hogar de los indígenas Tlingit, Haida y Tsimshian, cuya historia se encuentra reflejada en altísimos tótems. Los colonizadores rusos dejaron un legado de iglesias con cúpulas bulbosas relucientes de íconos.

Este sitio web emplea cookies para analizar el tráfico y personalizar el contenido de este sitio.
Al hacer clic en Aceptar y usar este sitio web, usted acepta nuestra política de privacidad acerca del uso de cookies.