Encerrados entre montañas y glaciares y protegidos de las mareas altas por islas de barrera, Prince William Sound y la bahía Resurrection representan dos de las principales áreas de recreación de Alaska para actividades acuáticas. Fiordos, bahías, calas, lagos, glaciares, montañas y cientos de islas ofrecen entornos panorámicos a los visitantes que llegan en kayaks, cruceros y veleros. Las actividades en los parques van desde pesca, recolección de almejas y campamentos en las islas hasta observación de la fauna y una visita a uno de los criaderos de peces más grandes del mundo. Estas áreas albergan no menos de 20 parques estatales.

Hay ocho parques marinos estatales en los alrededores de la pequeña ciudad de Whittier; los más cercanos son Decision Point, la cala Entry, la cala Surprise y la cala Ziegler. Más lejos, dentro de Prince William Sound se encuentran la bahía Granite, la isla South Esther, la bahía Bettles y la bahía Horseshoe.

Hay tres parques marinos estatales, la bahía Shoup, la bahía Sawmill y la bahía Jack rodeando la ciudad de Valdez y alrededor de la ciudad de Cordova se encuentran el pasaje Canoe, la bahía Boswell y la isla Kayak. Ubicada 50 millas al sureste de Cordova, la poco visitada isla Kayak conserva el sitio a donde llegó Georg Steller, el primer europeo en Alaska, en 1741, como parte de la expedición de Bering.

Las aguas de la costa de Seward también están llenas de maravillas naturales y de fauna, con cinco parques marinos estatales: la cala Thumb, Sandspit Point, la cala Sunny, la bahía Driftwood y la cala Safety. La cala Thumb, solo 9 millas al sur de Seward del lado oriental de la bahía Resurrection, presenta al glaciar Porcupine, que se alza sobre el parque de 720 acres para proporcionar un dramático telón de fondo al destino marino más popular de Seward.